Madrid – 03/05/21

De nuevo tras tanto años, Mi primera Hiruela, su primera Hiruela 

 

Para los que no me conocéis soy Dani Chinarro, llevo trabajando en Aventura desde noviembre, pero llevo en esta familia desde que era un niño.

En Aventura tenemos la suerte de contar con una casita en La Hiruela, un pequeño pueblo de la sierra de Madrid, que los padres guanelianos nos dejan para ir de fin de semana, excursión, campamentos… Cuando nos vamos de fin de semana, nos vamos “de Hiruela”. La Hiruela es un espacio en el que la convivencia con el resto del grupo se fortalece, pasamos todo el día juntos, cocinamos, jugamos, limpiamos… es un espacio de vínculo y confianza súper importante.

La primera Hiruela, parece raro cuando llevas en Aventura 22 años, pero siempre hay una nueva primera… después de tantos años sigue siendo un momento especial, he pasado por todos los roles que hay en aventura, desde peques hasta Coordinar pasando por la Junta Directiva.

Mi primera Hiruela de coordinador va a ser algo que no olvidaré nunca, todo cambia y empiezas a vivir eso que el coordi te contaba pero que ves siempre desde un segundo plano. 

Ha sido una experiencia increíble, unos días antes ya empezaban esos nervios, esa lista de tareas que se reproducen constantemente, los nervios de que nada se te olvide, y la gente que te pregunta como lo llevas, lo que hace que las mariposas y nervios vuelen constantemente.

Desde la salida de Madrid todo ha sido especial, subí en coche de apoyo del autobús y me pasé todo el camino recitando la lista de materiales y tareas como una canción jajaja

La ilusión al llegar, los nervios de los peques… no sólo era mi primera Hiruela, también la de 12 peques y 5 monitores que nunca habían estado, y mi papel era  transmitirles la esencia de la Hiruela que hace el momento especial, que quieras volver y que no haya nada parecido.

Es tradicional, pero es la esencia, conocimos los Hiruelitos, hicimos la ruta de molino a molino, dormimos en literas… ni si quiera el COVID fue capaz de quitarnos ni una gota de ilusión.

Lo más emocionante ha sido la evaluación final, como cada salida evaluamos el finde y en general valoraron esto como lo mejor que habíamos hecho, algunos no conocían la montaña, otros nunca habían visto un río, nunca habían dormido fuera de casa… y se escucharon cosas como “¿no podemos quedarnos más tiempo?”  “Ha sido el mejor viaje de mi vida” “¿Podemos volver?”

Desde luego que nunca olvidaré este fin de semana. He experimentado todas las emociones del mundo, he sufrido la duermevela del coordi, que inconscientemente estas con un ojo abierto por la noche, hemos tenido algún sonámbulo, y algún ruido que me ha hecho pensar que había algún ser extraño pululando por ahí jaja!

Sueño cumplido 2.0, el primero era ser coordinador de Aventura y el segundo una Hiruela de coordi, los que sentimos esto como nuestra casa somos así de intensos!

¡¡Qué bonita la familia aventurera!!